Concello de Mondoñedo

Capital de la Mariña, Ayuntamiento con un gran patrimonio histórico y cultural.

Mondoñedo posee el título de ciudad desde que se lo concediera en 1156 Alfonso VII de León y ha sido capital de provincia hasta las reformas liberales de 1833 que la integraron en la provincia de Lugo.

Cabecera de diócesis desde 1112, ha ido reuniendo un importante patrimonio histórico y monumental y en la actualidad cuenta con un impresionante casco histórico, declarado como tal en 1985. El monumento más destacado es su Catedral Basílica de La Asunción que es Patrimonio de la UNESCO desde el 2015.

Al lado de esta también se deben mencionar edificios de gran interés histórico y monumental como son el Palacio Episcopal (cuyas fachadas actuales son de su última reforma en el s. XVIII), el Real Seminario Conciliar de Santa Catalina (s. XVIII), la Fuente Vieja (s. XVI), el Consistorio Viejo (s. XVI), el actual edificio del ayuntamiento (s. XVIII), el Hospital de San Pablo y San Lázaro (s. XVIII), el Santuario de Os Remedios (s. XVIII) o el Monasterio de la Concepción (s. XVIII).

Posee a su vez unos paisajes y espacios naturales dignos de mención. Áreas protegidas como A Fraga Vella, importantes cauces de agua en los que se puede practicar la pesca y un área de rocas calizas que hacen que aquí se localicen las cuevas más grandes de Galicia con más de de 7km de recorrido interior, la Cova do Rei Cintolo.

 

La Catedral de Mondoñedo

La Catedral de Mondoñedo

Llamada también la catedral arrodillada, por sus perfectas proporciones y su escasa altura. La Catedral Basílica de la Asunción, declarada Monumento Nacional en 1902, se empieza a construir en 1219 y se consagra por el Obispo Martín en 1248. El crucero y sacristía se realizaron con posterioridad siguiendo el estilo gótico. Entre los ss. XVI y XVII se abrió la girola para obtener mayor amplitud y se prolongaron las naves laterales, y en el XVIII se realiza una importante modificación en la fachada con la construcción de dos torres de tres cuerpos rematadas con cúpulas y se añade un tramo más a cada lado del crucero, por lo que resulta un templo amalgama de varios estilos arquitectónicos. De planta rectangular, consta de tres naves, crucero, capilla mayor, girola rectangular y claustro, fabricada con sillería granítica y cubierta con pizarra. Fachada con la primitiva portada románica de dos arquivoltas y seis columnas, rosetón ojival central.